domingo, 19 de febrero de 2017

Pasiones en la periferia de lo absurdo


Canijo,
      ven canijo

Acuérdate. Tú,
que suspiras y hablas amor con voces roncas
Tú, tú qué dices entender y amar por igual
Acuérdate de las flores

Ven, ven canijo
¿Alguna vez te has tumbado en el prado?
Tal vez si
¿Alguna vez, te paraste a apreciar y no a descansar?
Tal vez
¿Alguna vez te acordaste de las flores entre tus suspiros, vista en el cielo?
Tal vez no

                           ¿Dónde está el amor, si no entre nuestras penas?
                           ¿Dónde está la vida, si no en nuevos atardeceres?
                           ¿Dónde estás tú, si no es mano a la esperanza?

Y en tu espera atardecen nuevas penas

Ven aquí, lazarillo del orgullo
Acércate sin miedo

Que nada es absurdo, si no es pasado el margen

De las pasiones

1 comentario:

  1. Un suave llamado de atención a degustar los detalles.
    Otro abrazo

    ResponderEliminar