miércoles, 22 de febrero de 2017

Manos muertas

Te miras las manos
   Estas tenso

Como la cuerda de un Arco
Apuntando al infinito

Todo un escopetazo de recuerdos
Ahora
Sin más
   Se quedo todo en menos

Te miras las manos
   Estas tenso
Algún ladrillo no quedo bien
Y Freud está siempre vigilando
Como los ancianos a los obreros

Ahora escribo
   Se quedo todo en menos
En la tierra de los musicales el suelo es de vaselina
Y la gente se desliza sobria y serena

Aquí no

Veo el futuro desde el pasado
Con los pies en remojo en el presente
   ¿Qué día es hoy?
Veo todas las cosas que (se)podrían
Y al final tampoco fueron

   ¿Quien era ella?

Se quedo todo en menos
O a lo mejor pensé de más

Ahora escribo

   ¿Qué manos ni qué niño muerto?

domingo, 19 de febrero de 2017

Pasiones en la periferia de lo absurdo


Canijo,
      ven canijo

Acuérdate. Tú,
que suspiras y hablas amor con voces roncas
Tú, tú qué dices entender y amar por igual
Acuérdate de las flores

Ven, ven canijo
¿Alguna vez te has tumbado en el prado?
Tal vez si
¿Alguna vez, te paraste a apreciar y no a descansar?
Tal vez
¿Alguna vez te acordaste de las flores entre tus suspiros, vista en el cielo?
Tal vez no

                           ¿Dónde está el amor, si no entre nuestras penas?
                           ¿Dónde está la vida, si no en nuevos atardeceres?
                           ¿Dónde estás tú, si no es mano a la esperanza?

Y en tu espera atardecen nuevas penas

Ven aquí, lazarillo del orgullo
Acércate sin miedo

Que nada es absurdo, si no es pasado el margen

De las pasiones

sábado, 18 de febrero de 2017

Viena

Tengo una habitación en Viena
Con paredes amarillas y una ventana azul
Billy Joel está tocando el piano encima de la mesa
y el humo del cenicero se eleva a la altura de las ideas
Desde el balcón veo niños jugando,
Parejas  de enamorados discutiendo mientras se besan,
Ancianos comprando flores y fruta aferrados al suelo,
Por miedo a caer
Y la vida descansando como una serpiente de invierno,
enroscada al sol
El gato duerme tranquilo al lado de la pecera
Hay una orquesta filarmónica al lado de la cama
y una sinfónica al lado del retrete
Estoy entre nubes de café y caricias de nicotina
y tengo mil estanterías de libros prohibidos
y plantas que no necesitan ser regadas
De repente un teléfono rojo suena
No voy a cogerlo,
         se a quien quieren ejecutar.
Billy se enciende un cigarrillo y me mira esperando.
Subo el volumen de la radio,

está sonando Rocket Man
           El sonríe

        Todo es perfecto de nuevo

jueves, 16 de febrero de 2017

Arde

Sal fuera
Huye,
 está bien

Llueve, está oscuro y hace frío
Pero algo quema,
dentro algo quema

Y está bien

Pero ahora tienes que salir corriendo
No importa si todo suena al tiempo del compás
El compás arde
La casa arde
Tus manos arden
Todo arde

Ahora junta la poca locura que te queda
lo poco de valentía innata que tengas
Aprieta los ojos
respira
respira rápido y profundo
Provoca el final,
desata el caos
siente como todo quema

Porque de verdad, 
estas en llamas
y encerrado en una casa en llamas
y tendido en una vida a punto de consumirse

Olvida las gilipolleces que has aprendido hasta ahora
No necesitas pensar
Solo estalla, 
hasta que no queda nada
Sal al mundo, llora hasta quedarte vacío si puedes

Porque no está bien

Repite como mil días de metralla fulgente
en una caja de cerillas que todo está bien
Pero no está bien

El mundo gira,
 y lo hace brutalmente despacio
Derritiendo icebergs, borrando desiertos
evaporando mares, reduciéndose a nada

Y tú piensas que todo está bien

No, no está bien
Y hasta que no abras los ojos,
hasta que no sientas que estamos muriendo

Estas muerto

Así que estalla,
Siente el poder de la caída libre hacia la muerte
Siente la inercia que condena a todas las cosas bellas
Deja de imaginar que estas sentado en el control
Deja de mirar el metrónomo
Deja de imaginar que todo está bien

Estas cayendo

Y muy dentro de ti
Aun y tu letargo arropado de esperanzas útiles para la sociedad
Sabes que tu  olvidado cuerpo está atravesando todas las capas de la realidad,
consciente de su estigma mortal.

Junta todos esos ridículos y absurdos sentimientos,
encerrados en ese disfraz de persona
Abre los ojos, 
 deja que el peso de todas las cosas te aplaste

Revienta
Y renace

Renace, para hacerlo de fuego
Consúmete a ti mismo, 
antes de que lo hagan las mentirosas agujas del reloj.

Llévatelo todo contigo

Quema

Arde

domingo, 12 de febrero de 2017

Elegantes en año nuevo

Llegamos desnudos

Cayo entonces en las tierras del paraíso una semilla
Luego vino el árbol sin nombre
Pero comimos su fruto
Y su fruto se llamaba duda
Así crecimos y algunos sintieron la necesidad de nombrar

Los nombres tienen un precio

Es entonces cuando el ser
Fue obligado a esconder sus tiernas carnes
Los caminantes del jardín de la vida
Empezaron a vestirse
Y lo hicieron de miedo

Los primeros hijos del hombre se cubrieron
Pero sus rostros de temor
Solo podían ser tapados
Con mascaras



Noches en pompeya

Noches de amoniaco
Y blanco celeste
El peso de las estrellas muertas
Y de un amor candente

Nos enganchamos a lo que sea
Con tal de despegarnos
De nosotros mismos

Volando en una silla de playa

El mundo se sostenía encima de sus alas de seda.
Una mariposa cayendo en picado.

El polvo de sus alas componía el cosmos.
Su trompa había sorbido del vacío en su momento.
Dos sabanas infinitas formaban el tiempo en sus efímeros destellos.

El traqueteo caótico de su danza al filo de la antimateria, marcaba el compás de todas las cosas que van a ser, fueron, han sido, son y nunca serán.
La mariposa, nació de su propio final.
De hecho se podría decir que nunca lo hizo.

Nosotros somos los hijos de sus sueños, en la eterna caída de nunca existir.
Y lejos estamos, tan lejos como un parpadeo en la oscuridad.
Tan lejos que se nos permite en nuestra inocencia llegar a ser.

Mientras la mariposa cae a la velocidad del silencio súbito y los cuerpos celestes son obliterados en una estela instantánea.

Yo intento terminarme un cigarrillo tranquilo. Tratando de no pensar en que a lo mejor, el horno estaba encendido cuando he salido de casa.


Hay que joderse.

Pedacitos de adiós

Dulces agujitas bailando
Quemando alvéolos tras desfilar por la garganta
¿Qué nos pasa?
Pedacitos
Intranquilos por la vida, buscamos comodidad
En pedacitos de muerte
Intranquilos por el amor, buscamos madres oscuras
Vendiendo a pedacitos el alma
Intranquilos por existir, buscamos reposo
Hilando con dulces agujitas la destrucción de uno mismo
Pedacito a pedacito

sábado, 11 de febrero de 2017

Cigarrillo de la suerte

El calor de un cigarrillo
Para el frío del infierno
Solo siento índice y corazón

El dedo

El dios de los perdidos

DIARIO DE UN JODIDO NOCTAMBULO
Día 13 


El dios de los perdidos

La luna ha dejado de quemarme la piel.
Se me rompió el reloj hará un par de noches atrás. Las mesuras astrales por las que se rige el tiempo y el espacio aquí, ya se han tornado algo natural para mi. Ya no tengo forma alguna de saber que hora es en mi estimada y lejana tierra natal.
El paisaje es árido, pero sorprendentemente bullicioso en formas de vida salvaje y complejas para la mente acostumbrada a la esperanza y a la televisión en domingo.
El idioma de los nativos es un tanto complejo. Para empezar a entender su lenguaje debes empaparte primeramente, de su cultura y sus dogmas antiguos y sagrados. Sus valores se perciben como un elemento casi metafísico al principio.
La idea de la confianza juega un papel muy importante.
Paradójicamente los sabios desapercibidos del lugar, siempre dispuestos a transmitir su legado cultural, acaban concluyendo orgullosos en lo peligroso que puede resultar confiar en más que uno mismo.

Al principio estaba preocupado por lo difícil que percibía una verdadera integración que permitiera mi supervivencia aquí.
Nunca hubiera imaginado que llegaría el día, en el que fuera escogido como profeta de sus dioses.

Sigo sin comprender a estos seres compuestos de elementos etílicos y volátiles.
Aún así, han empezado a tomar mis palabras como una especie de interpretación de los mandamientos sagrados.
Empiezo a sentir el peso y la tensión del hilo que separa nuestros mundos.
O a lo mejor es el tercer chupito whisky.

Hoy he soñado con la luz del sol.